Archivos mensuales: enero 2015

imagen-madurez

Cicatrices

Hace un tiempo terminé de leer un libro. Aqui un extracto que me gustaria compartir con vosotros.
“Perder una batalla o perder todo lo que pensamos poseer, nos entristece. Pero cuando pasa ese momento, descubrimos la fuerza desconocida que existe en cada uno de nosotros, la fuerza que nos sorprende y hace que nos respetemos más a nosotros mismos.
Miramos a nuestro alrededor y nos decimos: -He sobrevivido-. Y nos alegramos con nuestras palabras.
Solo los que no reconocen esa fuerza dicen:
-Me han derrotado-. Y se entristecen.
Otros, a pesar del sufrimiento por haber perdido y humillados por las historias que los vencedores cuentan de ellos, se permiten derramar algunas lágrimas, pero nunca sienten pena de sí mismos. Saben que el combate solo se ha interrumpido y que, por el momento, están en desventaja.
Escuchan los latidos de su propio corazón. Notan que están tensos. Que tienen miedo. Hacen balance de su vida y descubren que, pese al terror que sienten, la fe sigue iluminando su alma y empujándolos hacia adelante.
Intentan averiguar en qué se equivocaron y en qué acertaron.
Aprovechan que han caído para descansar, curar las heridas, descubrir nuevas estrategias y prepararse mejor.
Y llega un día en el que un nuevo combate llama a su puerta. El miedo sigue ahí, pero tienen que actuar, o permanecerán para siempre tirados en el suelo. Se levantan y se enfrentan al adversario, recordando el sufrimiento que vivieron y que no quieren volver a vivir.
La derrota anterior los obliga a vencer esta vez, ya que no quieren sufrir otra vez el mismo dolor. Y si la victoria no llega esta vez, llegará la próxima. Y, si no la próxima, será la siguiente. Lo peor no es caer; es quedarse tirado en el suelo.
Solo es derrotado el que desiste. Todos los demás saldrán victoriosos.
Y llegará el día en que los momentos difíciles serán solo historias que contarán, orgullosos, a aquellos que quieran escuchar. Y todos los oirán con respeto y aprenderán tres cosas importantes:
A tener paciencia para esperar el momento justo de actuar.
Sabiduría para no dejar escapar la siguiente oportunidad.
Y a sentirse orgullosos de sus cicatrices. Las cicatrices hablan mucho mas alto, que la hoja de la espada que las causó”
Sin más que decir, en este martes 13…. dia de la buena suerte